Easter Island Statue Project Official Website

La vela o el espejo: Edith Wharton Jones (1862-1937) y Katherine Routledge Pease (1866-1935)

Jo Anne Van Tilburg, Ph.D.

Un artículo dado por Jo Anne Van Tilburg en Civilized Living Series at The Mount, Edith Wharton’s Estate and Garden, Lenox, Mass., 1 de septiembre, 2005.

Hay dos maneras de difundir la luz: ser la vela o el espejo que la refleja

Edith Wharton1

Introducción

Edith Wharton, autor americana distinguida y filántropa, nació en la parte alta de la sociedad enormemente rica, estratificada y altamente educado de “la vieja Nueva York.” ((The Reader’s Companion to American History” Houghton Mifflin http://college.hmco.com/history/readerscomp/rcah/html/ah_091800_whartonedith.htm)) Al otro lado del “charco” Atlántico en Inglaterra, Katherine Routledge, exploradora y escritora, nació en la aristocracia de campo Inglés. Un derecho de nacimiento cuáquero y miembro de una de las familias empresariales más exitosos de la época, su fortuna familiar era más o menos comparable a la de Wharton. Wharton y Routledge, con solamente cuatro años de diferencia en edad, vivían una vida de lujo independiente y de alto estatus social en las culturas directamente relacionadas compartiendo el mismo idioma y costumbres. Las mismas fuerzas sociales insulares y estrechas actuaron sobre ellas, y se les impusieron las mismas normas rígidas de comportamiento femenino.

Sus dones individuales abrieron horizontes expansivos de expresión personal y creatividad, desafiándolas a romper con las limitaciones sociales y matrimonios sin amor y sexualmente insatisfactorios para hacer contribuciones significativas y duraderas a sus respectivos campos. Wharton se dio cuenta de su potencial intelectual y artístico y actualizo sus objetivos de vida, emergiendo como una de las más grandes escritoras de América. Routledge (que sin duda se puede contar entre las “nuevas” mujeres de la época eduardiana Inglés) era una mujer asertiva y consumada que se convirtió en una figura central en la historia de la Isla de Pascua. Su brillantez no obstante, Routledge fue finalmente derrotada por una enfermedad mental hereditaria. Mientras que Wharton definitivamente proporciono una luz incandescente literaria, Routledge fue el espejo que reflejo la chispa de la historia cultural de Rapa Nui.

Viajeras: La cronología de dos vidas: 1862-1910

Las líneas de tiempo de los primeros eventos importantes en las respectivas vidas de Routledge y Wharton generalmente corren de cierto modo paralelas entre sus nacimientos hasta alrededor de 1910 (Tabla 1). Desarrollando lentamente búsquedas intelectuales y religiosas personales dentro de los ambientes de los hogares reglados y monótonos son temas centrales en la vida de ambas mujeres.  Routledge nació en Darlington, Yorkshire, en el norte de Inglaterra a un clan medio-victoriana de miembros extraordinariamente ricos, empresariales y piadosos fundadores de Society of Friends (Sociedad de los Amigos) (Cuáqueros). Wharton nació por la mitad de la guerra civil americana, y su ascendencia se extendió al Boston Tea Party y la Revolución Americana. El pedigrí familiar de Routledge en el lado paternal (Gurney y Pease) alcanzó hasta más de 900 años a sus raíces normandas.

Ambas mujeres fueron criadas por madres represivas y pasivo-agresivas que presidieron sobre los hogares lujosos pero terminalmente aburridos en el que todo el mundo tenía “un temor sobrecogidos de esfuerzo intelectual” por mujeres o niñas (Lewis 1975: 29). Cuando su marido murió en el año 1872, Kate Pease, la madre de Routledge, se vistió completamente de regalía negro (en la emulación de duelo para toda la vida de la Reina para el príncipe consorte) y, posteriormente, gobernó sobre sus cinco niños solitarios con una combinación de autocompasión mórbida y feroz rabia no expresada pero incontenible: una mano de hierro en guante de terciopelo.

Sus respectivos círculos familiares eran grandes y practicaban la endogamia.2). En el caso de Routledge, “casarse fuera” del Society of Friends estaba estrictamente prohibido hasta 1859, y durante la mayor parte de su infancia los matrimonios concertados eran comunes. Un resultado obvio fue “una identidad compartida, en paralelo, o bien complementaria con docenas de familias” (Van Tilburg 2003: 11). Una de las consecuencias hereditaria negativas de los matrimonios endogámicos es la enfermedad mental, y la vida entera de Routledge fue impactada y luego perseguido por la esquizofrenia violenta de su hermano mayor Harold Gurney Pease. Mientras que la infancia de Wharton se caracteriza por ser una “vida generalmente plácida y poco audaz,” Harold aterrorizó Routledge (Lewis 1975: 15). Cuando el secreto familiar de su violencia se hizo finalmente público, Harold fue institucionalizado.

Tanto Routledge y Wharton admiraban abuelos dotados distantes y tenían relaciones curiosas, más bien vacías, con sus padres. Wharton considerado su padre (George Frederick Jones, que murió en el año 1882 cuando ella tenía 20 años) como “solitario,” sufriendo “antojos ahogados” y “poseídos por algo siempre no expresado y no alcanzado” (Lewis, 1975: 24).  La muerte del padre de Routledge, Gurney Pease (en 1872, cuando ella tenía sólo seis años de edad), fue un evento seminal que la llevó a crear una escena histérica en el funeral en frente de una multitud de 300 cuáqueros estoicos. Desde entonces, estuvo marcada en los ojos de su familia como impredecible, no convencional e incluso irracional.

Wharton y Routledge fueron cada una a punto de perder sus vidas jóvenes a la misma edad a enfermedades de la primera infancia: Wharton a la fiebre tifoidea y Routledge a la escarlatina.  En el caso de Routledge, la enfermedad (y la forma en que fue tratada) fue un hito en el desarrollo de su sentido de sí mismo y, además, marca el inicio de los síntomas de las enfermedades mentales incipientes. Al igual que su hermano Harold, a partir de los 8 años empezó a sufrir de forma esporádica de alucinaciones auditivas: “voces” que primero trato a través de las enseñanzas de la religión cuáquera y después controlada por la práctica del espiritismo y, finalmente, el ocultismo.

Es imposible exagerar la importancia de la religión en la formación del carácter de Katherine Routledge y la estructura de su vida social, su matrimonio, su percepción de la espiritualidad y el misticismo, y su capacidad para enfrentarse a su enfermedad. Enseñanza cuáquera durante el tiempo de Routledge rechazó clérigos organizados, agencias gubernamentales, y el dogma (incluyendo la Biblia), promoviendo el valor que la autoridad espiritual por última residía en la conciencia del individuo.

Routledge estaba inmersa en la historia y filosofía singular de su religión. Cuáqueros de la época victoriana creían en la igualdad innata de las mujeres y los hombres y no requerían ningunos votos de obediencia en el matrimonio. Casados o solteros, se esperaba que gestionaran de manera eficiente la propiedad, participaran en el negocio familiar adecuado, o lucharan por la reforma social. La familia de Routledge era famoso en todas las comunidades inglesas y americanas cuáqueras por su compromiso con las “preocupaciones” cuáqueras y sus contribuciones a la justicia social.

Routledge también absorbió toda una vida de espiritualismo cuáquero. Desde sus inicios, la práctica cuáquero de acudir a rezar “reunidos” proporciono tanto el ajuste y la oportunidad para demostraciones videntes individuales. La creencia cuáquera en la eficacia de las visiones — y en la recepción de la “Luz Interior” profética que fue la fuente de esas visiones —- era intensa y profunda. La familia de Routledge, en tanto el lado paterno y materno, tenía generaciones de miembros femeninos que fueron bien fuertes luchadoras por la reforma social o profetas visionarias reconocidas. Esta dicotomía en las naturalezas y funciones de las mujeres percibidas se refleja claramente en el carácter adulto de Routledge.

En 1882 un baronet fue conferido a la familia de Pease y un escudo de armas fue adquirida. Como resultado parcial de este nuevo estatus, sino también en el reconocimiento de los impresionantes logros de los políticos liberales de la familia de Pease, Routledge se presentó en la corte de la reina Victoria.  Ella hizo su debut en la sociedad cortés inglesa y se embarcó en su primera “temporada” torbellino de Londres. En el mismo año, Wharton se hizo la señora Teddy Wharton. Peligrosamente cerca de la soltería, se casó con un hombre a quien, según todos los testigos, era atractivo, placentero y “dedicado a fondo de una manera servil agradable” (Lewis, 1975: 52).

A diferencia de Wharton, que fue educado en casa, Routledge asistió Sevenoaks, un prestigioso internado Inglés en Kent. Ambas mujeres tuvieron el beneficio de amplias bibliotecas en casa y, mientras Wharton desarrolló un interés permanente en la arquitectura, el arte, y la búsqueda de la belleza, Routledge dirigió su atención a la historia y, finalmente, la antropología.

El lugar favorito de Katherine era la biblioteca grande de la planta baja, que estaba llena de libros de todo tipo y dominada por un grabado masiva de [su abuelo,] Joseph Pease. Los días lluviosos, ella frecuentemente se sentaba bajo su mirada, absorto en un libro favorito, mientras que las llamas de gas de la chimenea silbaban bajito y los jardineros pasaban por el camino crujiendo la grava afuera, sus cuellos levantados contra el frío. Se graduó de los cuentos The Water Babies y otros cuentos infantiles a las muchas novelas de Dickens; las obras filosóficas del reverendo Charles Kingsley, Mr Midshipman Easy por Frederick Marryat; el masivo Lives of the Most Eminent English Poets de Johnson; la historia de los viajes del Capitán James Cook y The Voyage of the Beagle de Charles Darwin.

Mucho antes de la edad de dieciocho años Katherine había devorado novelas de la señora Marshall, libros populares que dieron consejos y directrices sociales sobre la manera de atrapar a un marido. Estos libros, ella dijo después, la habían “ilusionado” acerca de los hombres y el matrimonio. La famosa novela de comedia de George Meredith The Egoist (El Egoísta) fue otro de sus favoritos. Meredith fue una defensora de las mujeres, dramatizando las ideas presentadas por John Stuart Mill en su famoso Essay on the Subjugation of Women (ensayo sobre la subyugación de la mujer). Los intereses librescos de Katherine le divertían a su madre, quien leyó en voz alta a sus hijos, pero nunca para su propio disfrute. Observando las vastas repisas de libros de Woodside Kate Pease dijo, “¡Parecen ser justos los tipos de libros que me gustaría leer si yo fuera aficionado a la lectura!” ((Van Tilburg 2003: 27))

En un día ventoso de Yorkshire en 1891, Routledge anunció,

“Fue mi desgracia de nacer una mujer con los sentimientos de un hombre.”  Con calma, continuó, “Estoy pensando en ir a la universidad.”  El silencio cayó sobre el elaborado almuerzo familiar.  La luz pálida del sol invernal se reflejaba en el cristal sobre la mesa de caoba lustrosa, y filas de copas de plata de competencias equinas brillaban en el aparador. El reloj hizo tictac. Wilson Pease, el hermano menor de Katherine, estaba en casa de vacaciones de Cambridge. Él rompió el silencio para hablar en apoyo de su hermana: “Yo puedo entender bastante”, dijo, “como la vida del campo Inglés es desagradable para cualquier persona con algo de cerebro o el gusto.”((Ibíd.: 3))

Con valor determinado, humor irónico, y su interés propio sincero que su familia confundió con obstinación egoísta, Routledge reunió metafóricamente sus faldas a su alrededor y huyo.

“Vestida sobriamente y comportada con decoro” Katherine llegó a Somerville Hall, Oxford solamente una docena de años después de que las estudiantes fueron admitidas por primera vez. Ella fue una de veinte mujeres admitidas, de edades diecinueve hasta veinticinco. Gertrude Bell, de quien su familia y la de Routledge fueron amigos sociales, asistió a Lady Margaret Hall. Uno de los tutores de Gertrude, incapaz de hacer frente a los nuevos tiempos, la obligaba a sentarse de espaldas a él, porque ella no era un hombre.

La residencia de Routledge en Somerville coincidió con los esfuerzos políticos intensos para obtener títulos universitarios para las mujeres, y ella apasionadamente apoyó la causa. Oxford preparo bien a Katherine y fue allí que ella descubrió que tenía una capacidad sustancial para ocuparse de la gente de diferentes orígenes sociales y económicos. Clara Pater, hermana de Walter Pater, fue una de los tutores de Routledge, y entre sus instructores había personalidades vívidas y académicos fundadores en el nuevo campo de la antropología. RR Marett uno de los académicos más destacados de Oxford, nombro a Routledge una de las “antropólogas de cuyos logros la escuela de Oxford estaba particularmente orgulloso” (Van Tilburg 2003: 37).

Routledge fue una de las doce mujeres de su clase que se tuvo los mismos exámenes finales requeridos de los hombres. Ella logró honores en Historia Moderna, pero al fin y al cabo se le negó su título sobre la base de su sexo. La primera reacción de Routledge fue un colapso nervioso. Su segundo fue a radicalizarse y, para el resto de su vida, ella era una partidaria prominente de derechos para las mujeres.

Ascendencia, sexo y el matrimonio

Wharton fue “lenta a interesarse en la ascendencia; cuando lo hizo no fue en las cartas genealógicas, sino en las realidades humanas con las que pudo sentir alguna conexión personal, en personalidades recordadas y anécdotas de segunda mano” (Lewis, 1975: 8). Wharton se sintió la necesidad de una comunidad de amigos, mientras que Routledge había crecido rodeada de una familia increíblemente grande llena de lazos genealógicos interminablemente registrados y recitados. Ella buscó la libertad de la mayoría de su familia y de muchas amistades. Tanto Routledge y Wharton prefirieron la compañía de los hombres a las mujeres, y cada una tenía individualmente amigos interesantes e incluso ilustres en muchos campos.

Sin embargo, en Oxford Routledge formó una o dos amistades de por vida y de apoyo con mujeres. Desde al menos el año 1893, su mejor amiga era Eliza “Lyle” McAllum. Muy temprano en su relación formaron lo que se referían en broma como “Sensible Women’s League” (la liga de las mujeres sensibles).  Ellas fueron las únicas dos miembros, y su objetivo era formar solamente amistades platónicas con hombres — ninguna mujer, creían, podría ser tanto una persona libre y un ser sexual.

Ingenuidad sexual, la represión, la ansiedad y las tendencias “sáficas” de algunas amistades en Oxford son todos temas recurrentes de la vida femenina victoriana. El apego de Routledge a Lyle fue cerca y dedicado por la mayor parte de su vida y puede, de hecho, haber sido una historia de amor. El matrimonio de Wharton fue sexualmente un desastre y, según su biógrafo, no se consumó durante tres semanas. Tuvo “el efecto de sellar la naturaleza erótica vibrante pero inculto de Edith por un período indefinido, con consecuencias de gran alcance para su constitución psicológico y su práctica misma de la vida” (Lewis, 1975: 53).

Dónde o precisamente cuando Routledge conoció a su futuro marido no se sabe, pero fue en algún momento después de una larga temporada en Sudáfrica, durante la cual se reunió con los líderes gubernamentales y militares como parte de una delegación de mujeres trabajando en nombre de reasentamiento de las mujeres y los niños de campos de prisioneros. En el año 1904, ella lo presentó a su familia.

Midiendo seis pies, bronceado y en forma, William Scoresby Routledge cruzó el elegante comedor del Carlton Hotel de Londres con una presencia imponente. Su pelo oscuro estaba peinado hacia atrás y estaba usando un traje caro hecho por un sastre de moda de Londres. Wilson Pease [hermano de Katherine Routledge] se puso de pie para saludarlo y, mientras que Scoresby alcanzo estrecharle la mano, le dio gracia ver que las pulseras de alambre hechas por artesanos africanos incongruentemente rodeaban su muñeca. Katherine, llevando su pelo grueso recogido, se mostró en todo su esplendor en un vestido parisino delgado de seda gris con miles de diminutos cuentas rosadas ​​brillando en la luz cálida de las velas. Ella había asistido personalmente a cada detalle de esta espléndida cena en honor de Scoresby, y cuando él se sentó a su lado, él se encontró con regalos metidos en la servilleta: una caja de plata antigua para utilizar como un estuche de cigarrillos y una caja de cerillas de oro. Los Sauternes nítidos vertiéndose en copas de cristal refrigeradas fue su favorito. ((Van Tilburg 2003: 47))

Katherine estaba claramente enamorada. Como mujer joven Routledge tenía lo que su familia llamo “un antojo después de algo nuevo” (Van Tilburg 2003: 43). Después de conocer a su futuro esposo, Routledge le dijo a su hermano que su nueva filosofía de vida era “conseguir tantos contrastes como puedas. Liderar el más simple, el lujo, la sensualidad, la extenuante, la vida intelectual hasta que tengas tantos como, o casi la misma cantidad, de vidas como un gato “(Van Tilburg 2003: 47).

Routledge y Wharton cada una realizo esfuerzos decididos para escapar de sus círculos familiares, y de alrededor de la época del matrimonio de Routledge a William Scoresby Routledge y la historia de amor apasionada de Wharton con Morton Fullerton sus caminos de la vida divergieron. Viajes y escritura fueron siempre importantes para ambas y la floreciente carrera de Wharton como escritora maduro. Su auto-educación como una “marimacha intelectual”, la estabilizó, su energía fue enfocada y sus intenciones creativas se hicieron evidentes. Routledge, casi al mismo tiempo, se embarcó en su primer trabajo de campo en África. Pronto descubrió, un poco para su sorpresa, que era una etnógrafa nata.

La Cronología Continúa: 1910-1937

El mayor desarrollo del genio de Wharton y los puntos culminantes de su vida literaria siguió a su divorcio. Ella se embarcó en la guerra de trabajo con generosidad filantrópica, publico The Age of Innocence (La edad de la inocencia) en el año 1920 y luego recibió el Premio Pulitzer para esa obra literaria el año siguiente. Recibió elogios y títulos honoríficos, y recordó su vida en su biografía 1934 A Backward Glance (Una mirada hacia atrás). Katherine Routledge no tuvo tanta suerte. Por delante la esperaba viajes, publicaciones y sus propios honores, sino también al acecho había el divorcio, la humillación pública y una declinación gradual, inexorable hacia la enfermedad mental.

En 1910, Routledge y su marido crearon y financiaron el Mana Expedition to Easter Island (Rapa Nui). Construyeron un yate estado-del-arte y navegaron 100,000 millas de ida y vuelta a lo que entonces era una isla aislada y primitiva. Routledge tenía 48 años de edad cuando llegó a la Isla de Pascua con su marido como colíderes del Mana Expedition. Independientemente de los límites y defectos, el Mana Expedition fue el primer verdadero intento de llevar a cabo un estudio arqueológico de la isla.

Routledge encontró la Isla de Pascua una belleza impresionante. Ella experimentó el aislamiento como atributo más profundamente conmovedor de la isla, y sufrió en varias ocasiones durante su estancia de 17 meses de depresión. Sin embargo, Routledge también encontró la Isla de Pascua liberadora.  Ella buscó y logró la independencia personal en el campo, y se sumergió en los problemas de la prehistoria de la isla y, también, en sus conflictos contemporáneos. Las estatuas la cautivo.

El socio de Routledge en el campo no era Scoresby pero Juan Tepano Huki, un hombre nativo de Rapa Nui sólo un año más joven que ella.  Tepano fue bautizado católico y había servido en el ejército chileno, donde adquirió un sentido de la disciplina personal, la puntualidad y la familiaridad con las armas. A su regreso a la isla en 1901 fue nombrado “jefe” de la comunidad y, en 1902, nombrado “alcalde” por la empresa de pastoreo de ovejas escoceses-inglés que tenían un contrato de arrendamiento comercial en la isla ligada y golpeada por la pobreza de casi 20 años.
Katherine Routledge inmediatamente comprendió el papel central de Tepano en la sociedad isleña. Él, a su vez, tuvo “un interés real en el trabajo.”  Su colaboración mutuamente beneficiosa con Routledge creció y se profundizó durante los diecisiete meses que la expedición estuvo en la Isla de Pascua. Durante los seis meses que Katherine estaba sola en la isla (mientras Scoresby estaba en el continente) eran compañeros constantes.

Cuando el Mana Expedition partió, Routledge y Tepano habían cubierto cada centímetro de la isla y eran un equipo de campo de dos trabajando juntos en la misma tarea o persiguiendo por separado la misma información elusiva. Dispersos a través de las notas de campo y revistas de Katherine hay docenas de bocetos a lápiz por Tepano con los apuntes de Katherine en pluma adjunto; páginas arrancadas de sus libros de contabilidad de la Compañía y garabateadas por su mano; nombres de los lugares, familias, estatuas y clanes dados a ella por los ancianos y luego anotados y corregidos por Tepano.

Costumbres y métodos: Sexo, mentiras y notas de campo

Durante su trabajo con Routledge, Tepano cuidó un pequeño grupo de hombres ancianos que no tenían familia, y él negoció o arreglo contactos fructíferos para ella con ellos y una media docena de otros. Jotefa Maherenga era el hombre más viejo de la isla en ese momento. “Kapiera” (Gabriel Revahiva), “Porotu” (Juan; Hongi Atua a Ure Auviri), “Te Haha” (Ramón Te Haha) y otros se reunieron con Katherine en lo que los antropólogos llaman “entrevistas veranda.” Ella les pagó en comida o favores, y desarrollado relaciones fructíferas con la mayoría de ellos.  Sin embargo, ella tenía malas relaciones sociales con los jóvenes varones de Rapa Nui. Mantuvieron su distancia porque Juan Tepano había “asumido la actitud de perro guardián” sobre ella (Van Tilburg 2003: 131).

Es probable que los hombres más jóvenes de Rapa Nui, si no toda la comunidad, asumieron que el sexo era parte del trato entre Tepano y Katherine Routledge. El sexo siempre ha desempeñado un papel religioso y económico en Rapa Nui, tal como lo había hecho en el resto de las sociedades insulares antiguas. Routledge noto que, “la moral sexual, como lo conocemos, no era un punto fuerte en la vida en la isla.”  La relación de “perro guardián” propietario de Tepano con Routledge le benefició y enriqueció el trabajo de Routledge, pero también lo formo y lo restringió.

No obstante, Routledge sostenía algunas creencias muy sorprendentemente convencionales que, al parecer, Tepano compartió. Como jefe o “headman” del pueblo, Tepano actuó como una especie de policía. Algunos dicen que era un mojigato y ejecutor celoso de la moral sexual en los demás-personas en Hanga Roa cantaban una canción, una cancioncilla para advertir a los demás cuando él estaba cerca. Tales nociones conservadoras de decoro sexual eran parte de la función que Tepano jugó en el mundo europeo.

Durante el tiempo que su marido estaba en el continente, Routledge continuó su trabajo de campo arqueológico, mientras que, al mismo tiempo, realizó un trabajo etnográfico con Tepano. Routledge y Tepano eran cada uno personajes complejos con necesidades reales. No era ninguna florecilla victoriana tímida y le gustaba y admiraba hombres en los cuales, como Tepano, “la fiabilidad era el encanto de la fuerza” (Van Tilburg 2003: 183). Sentimientos personales de Katherine sobre Tepano son claros: ella lo respetaba, dependía de él, y confiaba en él. Sus sentimientos eran las de estar enamorada. En The Mystery of Easter Island (el misterio de la Isla de Pascua) Routledge (1919) escribió que “toda la travesía del Mana es un homenaje” al capitán del barco, Henry James Gillam, y el éxito del Mana Expedition “se debe a la inteligencia de un individuo que era conocido como Juan Tepano”.
Tepano orquestó y facilitó un círculo de contactos etnográficos para Routledge y actuó como traductor del grupo. Se le revelo objetos y artefactos que nunca había visto en la isla a través de las fotografías, catálogos de museos y libros que trajo con ella y compartió con él. Él absorto nueva información a partir de los descubrimientos de campo que hicieron juntos. Contacto de Tepano con Routledge le cambió la vida, y la información que más tarde compartió con Métraux fue, de una manera real, enriquecida — algunos dirían contaminada — por su íntimo contacto con Katherine Routledge.

Contacto de Routledge con Rapa Nui, a su vez, cambió su vida. En la isla ella fue retirada de la seguridad “reunida” de espiritualidad comunitaria cuáquera y respondió a esa brecha asistiendo a servicios religiosos católicos llevados a cabo en la iglesia del pueblo. Tepano había sido bautizado católico, pero al igual que todos los isleños su vida espiritual era una mezcla compleja de los sistemas de creencias pasados y presentes. Creía en mana, el poder espiritual contenido en las estatuas, en espíritus personales peligrosos llamados akuaku y en el poder predictivo de los sueños. Almas Rapa Nui, dijo, aparecían en el momento de la muerte de amigos y enemigos por igual.

Angata era una mujer en una larga tradición de practicantes espirituales Rapa Nui. Ella era una visionaria que, como Routledge, escuchó “voces”. Como algunos de los miembros femeninos de la familia cuáquera de Routledge, los poderes de Angata parecen también chamanista al ojo antropológico moderno. Llevaba un rosario elaborado y se fue de puerta en puerta en el pueblo, negándose a entrar pero contando sus cuentas y entonando un lenguaje excéntrico e ininteligible. Ella fue respetada, pero su comportamiento era espeluznante y mucha gente le temía como una bruja. Su impacto fue tan profundo que, muchos años después, su familia me dijo que ellos creían que “la bruja en la isla de Pascua” había arruinado la vida de Routledge y por ella cayó en la enfermedad mental.

Su libro, The Mystery of Easter Island (El Misterio de la Isla de Pascua), fue un gran éxito como un libro de viajes, y se vio una segunda impresión dentro de un año. Por desgracia, el “libro científico” que ella había esperado a escribir nunca apareció. Routledge nunca regresó a la Isla de Pascua, a pesar de que ciertamente tenía los medios para hacerlo. En cambio, ella se embarcó en otro largo viaje a través de “Society Islands” (las Islas de la sociedad) hasta Australia y Nueva Zelanda, todo el tiempo acumulando enormes cantidades de notas de campo. A pesar de su sentido de la religión, Routledge nunca perdió el ojo de su escéptico o el interés del científico. En Tahití, conoció a un geólogo Americano.

Viajando en el Pacífico con el objetivo de probar que nunca había sido un continente, pero que las islas fueron levantamientos volcánicos esporádicos desde el fondo del océano. Él se había encontrado involucrado en la disputa eterna entre geólogos y biólogos, que cada uno quiere que el mundo sea construido de manera para probar sus propias teorías. En este caso, un biólogo deseaba para la continuidad de la tierra para dar cuenta de la presencia del mismo pequeño caracol en islas alejadas. Nuestro amigo había sostenido que los moluscos podrían haber viajado en la deriva de madera, pero se le dijo en respuesta que el agua salada no se “adaptaba a su constitución.” Él entonces había argumentado que podrían fácilmente haber ido con la comida en canoas nativas. “De todos modos”, concluyó, con un encantador acento yanqui, “para que el piso del océano sea levantado quince mil pies, para que sus caracoles se arrastren por encima, es demasiado.” ((Routledge 1919: 318))

Tepano vivió su vida en la isla, convirtiéndose en un anciano respetado y autoridad en las tradiciones nativas. No hay ningún registro de que él y Routledge jamás correspondieron o tuvieron contacto.

Conclusión

Katherine Routledge fue una etnógrafa, y un etnógrafo es un escritor. ((Clifford, 1990: 53 “¿Qué es lo que hace el etnógrafo?— él [/ ella] escribe.”))El trabajo de campo, y las notas de campo que tal trabajo produce, suministra la disciplina de la antropología con la nueva información etnográfica. Antes de que la etnografía se estableció como una disciplina en la década de 1840, las observaciones críticas y comparativas de los primeros navegantes del Pacífico produjeron cuentas abundantes de las culturas de Oceanía. A medida que la disciplina se hizo más formal, las guías se volvieron más estandarizadas. Sin embargo, estudios recientes de la etnografía como un género “poner de manifiesto los muchos tropos que comparte con formas poco científicas, tales como la literatura de viajes” (Clifford, 1990: 53).

Los principios y objetivos del trabajo de campo antropológico articulado por Malinowski fueron reconocidos antes que Routledge llegó en Rapa Nui en el año 1914. Ella comprendió los cuatro guías de trabajo de campo etnográfico: aprender el idioma; ser autorizada pero simpático; registrar todo con precisión, y evitar ideas preconcebidas. Ella logro a seguir solamente uno de ellos: la autoridad y la simpatía eran inherentes a su personaje.

Ella comprendió que los métodos del trabajo de campo incluye explicar las costumbres nativas a través de preguntas directas, la reunión de las genealogías, y tomando censos. Ella fue significativamente menos exitosa en captar los aspectos más imponderables de la vida isleña a través del uso de la lengua rapanui (que ella nunca aprendió). Routledge entendió sus datos de campo como una colección de hechos empíricos (metonímicas) y en forma de imágenes o patrones (metafóricas).  Ella fue, de hecho, obsesionado con los patrones.

Routledge abordaba el trabajo de campo como humanista y subjetivista. Análisis funcionales de los datos de campo del tipo defendido por Margaret Mead, por ejemplo, e implicando gráficas, tablas e interrelaciones con referencias cruzadas entre los eventos culturales o instituciones humanas las completamente escaparon.  El “reloj avanzando” que sintió todos los días, y que la instó a rescatar la historia en peligro de extinción se ha incrustado en ella por Haddon, Rivers, Seligman y otros antropólogos de la época que vieron toda la investigación de campo como el trabajo de rescate.

Todas las notas de campo no publicadas de Routledge están en la forma que los antropólogos llaman “notas garabateadas.”  Ellos son vagos y con frecuencia ilegible, y por lo general se producen a la vista de sus consultores. Su técnica de notas de campo es del tipo usualmente llamado “inscripción”, en el que Routledge como participante-observadora en las discusiones de grupo anotó palabras o frases. Durante la “transcripción” posterior, ella los uso para recordar todo el pensamiento o evento. Sus últimas notas de campo “descriptivas” se escribieron muchas veces después de que las notas garabateadas ya estaban “frías” o ni siquiera escritas en absoluto.

Katherine minuciosamente busco los orígenes genealógicos y conecto una red familiar de casi doscientas personas rapanui. Consideró la información de una sola fuente de ser “evidencia inadmisible.”  Su metodología fue de buscar dos personas que podrían apoyar un punto dado, por lo tanto dándole tres declaraciones. Raramente lo consiguió pero fue capaz de validar una declaración con una otra opinión confirmando con bastante frecuencia. Aplicó pruebas de continuidad y contexto, y buscó la corroboración. Sus notas de campo etnográficos son un tesoro de información y conocimiento.

Referencias

Lewis, R.W.B. 1975. Edith Wharton: A Biography. New York, Hagerstown, San Francisco, London: Harper & Row.

Routledge, Mrs. S. 1919. The Mystery of Easter Island. London: Sifton, Praed.

Van Tilburg, J. 2003. Among Stone Giants: Katherine Routledge and Her Remarkable Voyage to Easter Island. New York, London, Toronto, Sydney, Singapore: Scribner

  1. Wharton, E. 1902. “Vesalius in Zante.” North American Review 175: 625-31 []
  2. “Habían muchos matrimonios entre los Jones y los Masons “(Lewis, 1975: 13 []


ABOUT THE AUTHOR
Jo Anne Van Tilburg, Ph.D. — Archaeologist; Director, UCLA Rock Art Archive, Cotsen Institute of Archaeology; Project Director, Easter Island Statue Project Conservation Initiative

Related Posts

No related posts.

Posted on May 4th, 2009 by Jo Anne Van Tilburg, Ph.D. | Category: Routledge |